martes, 30 de octubre de 2012

Perder un hijo


             Muchas dudas surgen cuando perdemos a un ser querido, como por ejemplo: "¿Por qué él y no yo? ¿Y si yo hubiese ido en ese auto con ella?, ¿Si la enfermedad se hubiese detectado antes?"...  quizás en este momento algunos no se han dado cuenta de que tipo de preguntas son las que les escribí, son preguntas que buscan una respuesta en el pasado y de manera causal, ¿qué implica el que sean buscando una causa?... solo busca un "por que" y "un culpable"
               He escuchado que hay personas que deben cargar con la culpa de no hacer las cosas, como tenían que haber sido... ¿Quién tiene la máquina del tiempo para ayudarnos a volver atrás?, sería fácil poder volver en el tiempo y arreglar las cosas que no nos gustan...

Una de las pruebas más difícil que puede poner la vida, es la perdida de un hijo, tanto desde el vientre como fuera de él, tenga la edad que tenga. 
Muchas mujeres tienen la ilusión de ser madres, y que todo el proceso, desde la concepción en adelante sea el mejor, pero no para todas este deseo se cumple. Cuando asiste a algún control médico y notan que la expresión del rostro del profesional cambia, comienza la angustia, escuchar: que hay problemas,  que el bebe falleció en el vientre o el embarazo es muy difícil que llegue a termino, esa angustia se acrecienta, se inicia el sentimiento de culpa sobretodo de la madre, no crean que a los hombres no les pasa, hay una parte de ellos también ahí. 

Al recibir la mala noticia que el bebe murió, nos preguntaremos el por que pasó, que hice mal para que esto ocurriera, obtendremos muchas explicaciones médicas... y lo más probable es que nuestras dudas queden sin una respuesta...
Sólo quiero proponerles a las y los lectores, que no se pregunten el "por que" de las cosas, busquen una respuesta a través de un para que... "para que" nos sucedió esto a nosotros como padres, como parejas, como personas, como mujeres, como hombres... ocurrir que nos costará más encontrar una respuesta que nos contenga o que nos deje conforme, pero vale la pena hacer el ejercicio de cambiar una sola palabra.
A los padres, vivan los duelos en pareja, en nuestra sociedad que aún es machista, se permite más llorar a una mujer que aún hombre, les propongo llorar y sanarse juntos. 


Nidia Zúñiga
Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios nos hacen crecer y mojorar cada día